FINANZAS PERSONALES

 

 

1) Finanzas Personales: una definición muy amplia

Finanzas personales Cuando una persona habla de finanzas personales, cada uno de nosotros puede tener una diferente definición para estos términos y es correcto. Mas para tratar de redondear una idea, podríamos decir que las finanzas personales son en primer lugar una manera de llevar un cierto control sobre nuestros “activos”. Las finanzas personales en palabras sencillas podrían ser el manejo del dinero con el que contamos para nuestros gastos, inversiones o lo que sea que hagamos con él.
Los diversos enfoques sobre el término finanzas personales pueden llevarnos a ampliar esta definición y orientarla hacia los ingresos o ganancias y diríamos entonces que es la manera en que debemos organizarnos en nuestro trabajo para que la generación de estos sea suficiente para cubrir nuestros gastos. Aquí aparece entonces otra orientación ya sobre los gastos de cierto período que por lo general es un mes, entonces una buena organización de nuestras finanzas personales es el secreto para poder cubrir el presupuesto mensual. Si bien parece un juego de palabras, las finanzas personales no son otra cosa más que esto: la generación de ingresos para cubrir nuestros gastos en un determinado período.

2) Las finanzas personales y la economía doméstica:

Las finanzas personales en muchos casos no se trata sólo de los gastos de una persona, sino que puede abarcar los gastos de una casa, con nuestra pareja o familia y en este caso el término se amplía. Mas concentrémonos en las finanzas personales como parte de nuestra economía doméstica ya sea individual o familiar y aquí entra en juego otro término importante que es el presupuesto. Se podría decir que tendríamos éxito en la gestión de nuestras finanzas personales si logramos que lo generado por nuestro trabajo sea superior al presupuesto mensual de nuestra economía doméstica.
De todos modos, si en nuestro caso no hemos logrado el éxito deseado con las finanzas personales, esta situación se puede revertir atacando por dos frentes diferentes. Podríamos lograr en primer lugar que nuestras finanzas personales tengan un saldo positivo con la generación de mayores ingresos o en segundo término su contraparte, intentando reducir los gastos que forman parte de nuestro presupuesto. Seguramente si nuestra mentalidad es ganadora como debe ser, nuestro pensamiento debería orientarse hacia la gestión de las finanzas personales aumentando nuestras ganancias y para ello existen muchas buenas ideas para generar ingresos extra que nos permitan seguir con nuestro presupuesto e incluso aumentarlo y darnos esos gustos que siempre hemos deseado.

3) Revisemos nuestras finanzas personales buscando nuevas oportunidades:

Sin duda alguna que la búsqueda de nuevas oportunidades para obtener mayores ingresos o ganancias mediante nuestro trabajo es una manera genuina de lograr el control sobre nuestras finanzas personales y tener éxito con la gestión sin tener que sacrificar nada de nuestro presupuesto mensual. Somos los únicos que podemos ayudarnos, está claro que nadie va a venir a ofrecernos dinero extra sin nada a cambio y somos conscientes que nada podemos esperar sino de nosotros mismos. Las finanzas personales pueden tener un nuevo horizonte de éxito si nos proponemos cambiar la perspectiva desde donde la estamos viendo, buscando oportunidades de negocios que nos puedan llevar a la libertad financiera con la que todos soñamos.
Está claro que no sólo puede ser necesario tener nuevas fuentes de ingresos para que nuestras finanzas personales pasen a tener un saldo en verde, sino que seguramente seguirá en rojo si los gastos aumentan de forma tal de superar las ganancias. El control sobre las finanzas personales también nos va a exigir que tengamos un plan financiero, sobre el destino que daremos a nuestro dinero. Una planificación efectiva del destino de éste seguramente va a hacernos más sencilla la tarea, ya que podremos saber dónde ha estado la pérdida que no nos permitía tener unas finanzas personales en orden y como siempre habíamos deseado, sin sorpresas ni sobresaltos a fin de mes.

4) La tranquilidad de saber que nuestras finanzas personales están en orden:

Aprender a vivir tranquilos, sin pasar necesidades de ningún tipo pero menos de dinero es sinónimo de tener un control total de las finanzas personales. Podríamos decir que aquí surge un término que puede ser fundamental para que la gestión de las finanzas personales sea exitosa: prioridades. Seguramente todos tenemos prioridades en todos los órdenes de la vida, pues en las finanzas personales y específicamente en los gastos debemos aprender a ordenarlas de acuerdo a su importancia no relativa. Establecer metas que tengan que ver con valores básicos y cumplirlas es lo primero que debemos hacer para luego pasar a lo que deseamos.

5) Video explicativo sobre finanzas personales:


6) Enlaces externos:
Planifica tus finanzas personales
Administración de finanzas personales: Cuidado con el uso de tarjetas de crédito